Wedding Planner Asturias

8 preguntas y respuestas sobre el intercambio de arras

Fotografía cortesía de Tecueme Studio

Uno de los momentos más emotivos durante las bodas es el de los anillos y las arras. De las alianzas ya os habíamos hablado en este post, así que hoy es el turno de las arras.

Esta costumbre se desarrolló a partir de la tradición de dar un arrabón, una palabra griega que significa promesa. En esencia, era la dote que representaba el compromiso del novio y su capacidad para cuidar de las necesidades materiales de la casa. En España esta tradición se introdujo en la ceremonia de matrimonio durante la Edad Media.

Su significado ha ido variando a lo largo del tiempo. Inicialmente eran consideradas una garantía del matrimonio. Posteriormente representaban el vínculo entre los novios. Ocasionalmente eran un pago por parte de la familia del novio a la de la novia si esta llegaba virgen al matrimonio.

El intercambio de las arras representa la promesa que hace la pareja de compartir y cuidar los bienes futuros, trabajando para que nunca falte de nada en el hogar que están a punto de crear en común.

Fotografía cortesía de Pelayo Lacazette

La tradición dice que son trece monedas, doce de oro y una de plata, todas del mismo tamaño. Según el rito mozárabe, las treces arras representan los bienes repartidos en los doce meses del año y una más, como acto de generosidad para compartir con los más desfavorecidos. Otras teorías afirman que la número trece, la de menos valor, significa que no todo van a ser alegrías en el matrimonio y que también habrá que compartir dificultades. En este caso, curiosamente el trece es un número de buena suerte.

Tradicionalmente las arras son un regalo de la madrina o son de herencia familiar, lo que añade un gran valor sentimental a este rito religioso de la ceremonia nupcial.

Las arras normalmente son llevadas por niños cercanos a los novios, como son los más pequeños de la familia y los hijos de amigos íntimos. Los niños de arras suelen tener entre dos y nueve años, representando la inocencia. Por lo general, suelen llevar las arras en pequeñas cestas o bandejas. En el caso de que no haya pajes, los padrinos son los encargados de entregar las arras al sacerdote durante la ceremonia.

Fotografía cortesía de Álvaro Sancha

Tras la bendición y el intercambio de alianzas, el sacerdote bendice las arras, el novio las coge y se las entrega a su esposa, quien las recibe con las dos manos abiertas, entregándoselas a continuación la novia a su esposo, sellando la promesa de procurar la estabilidad económica del matrimonio.

Fotografía cortesía de F2studio

Muchos novios innovan y utilizan otro tipo de monedas con un significado especial para ellos. Algunas alternativas a las arras tradicionales de boda son divisas de otro país, monedas antiguas, incluso la peseta, encargar monedas con sus nombres y apellidos y la fecha de la boda,…

El intercambio de arras nos parece un momento muy especial de las ceremonias religiosas, y los niños de arras nos encantan. ¿Os confieso un secreto? Me hubiera encantado que mis niños de arras hubieran ido vestidos de asturianos pero, pensando en su comodidad, deseché esta opción, así que estoy deseando que alguno de nuestros novios se decante por este estilismo.

Un abrazo, Judith.

Salir de la versión móvil